CONTACTO | INICIO | CATALÀ
Ir a ... Requisitos Ir a ... El Proceso Ir a ... Historia del País Ir a ... Información del País Ir a ... Datos de Interés Ir a ... Orfanatos Ir a ... Bibliografía
 

HISTORIA

Haití comparte con su vecina la República Dominicana sus orígenes indígenas, cuyos antepasados más lejanos son los taínos, aborígenes pertenecientes al grupo lingüístico arawak. Estos indios vivían principalmente de la agricultura y pesca, trabajaban la madera, la cerámica y metales nobles, como el oro. Cultivaban algodón, que lo utilizaban principalmente para tejer hamacas.

En 1492, Cristóbal Colón descubrió la isla y la bautizó con el nombre de La Española. Desde ese momento, la vida de la actual Haití transcurrió, como en toda la isla, entre la extinción de los indígenas como resultado de la explotación y el trabajo excesivo y la introducción de esclavos negros traídos desde África. A partir de la segunda mitad del siglo XVI, la isla fue abandonada por la migración de los españoles hacia otros puntos del continente. En 1697, mediante la Paz de Ryswick, la parte occidental de La Española, que había sido ocupada por aventureros franceses, fue cedida por España de manera formal a Francia, zona que se conoció como Saint Domingue que ocupaba en ese entonces los territorios que forman la actual Haití.

En 1804 la isla de La Española fue declarada independiente del mandato colonial francés por el general Jean Jacques Dessalines. Fue la primera república negra en el mundo y la primera, asimismo, en abolir la esclavitud (importantísima fue la figura de Toussaint Louverture). Desde ese momento pasó a denominarse Haití. Dessalines tomó el título de emperador, sin embargo murió dos años después y el territorio fue nuevamente dividido. Así la historia posterior de Haití se caracterizó por una serie de luchas intestinas por el ascenso político entre negros y mulatos. Los desórdenes persistieron. Estados unidos intervino en 1915, bajo su ocupación se estableció un orden en Haití cuyo precio fue la regresión de los movimientos campesinos, y Philippe Sudre Dartiguenave mantuvo la presidencia desde 1915 hasta 1922. A principios de 1916 el Senado de los Estados Unidos ratificó un tratado con Haití por el cual accedieron a proporcionarle ayuda económica y política durante diez años; este tratado se amplio una década más. Tras 19 años de ocupación y represión de levantamientos, cesó la ocupación formal estadounidense en la isla en 1934. Sin embargo, el apoyo de los gobiernos de la potencia mundial no se rompió. A principios de 1942 Haití permitió a la aviación antisubmarina estadounidense el uso de la pista de aterrizaje de Puerto Príncipe. Durante 1949 los revolucionarios haitianos, animados por el gobierno dominicano, precipitaron una crisis nacional e hicieron que se declarara el estado de sitio el 15 de noviembre. En 1950 Paul E. Magloire ganó la presidencia. El gobierno Magloire animó la inversión extranjera para fortalecer la economía nacional. Sin embargo, en 1956 renunció al poder. Tras un periodo de incertidumbre política en 1957 se eligió presidente a François Duvalier. Durante el gobierno de Duvalier se impuso el estado de sitio, reprimió la oposición, disolvió la asamblea y constituyo una nueva policía con miembros que le apoyaban. La ayuda estadounidense concluyó en 1961 para demostrar el desacuerdo con las políticas de Duvalier. La nueva Constitución proclamada en 1964 autorizaba la presidencia vitalicia de Duvalier y una nueva bandera roja y negra (que simbolizaba la unión entre Haití y África).

A pesar de la opresiva tiranía de Duvalier, los grupos opositores dentro del país continuaron conspirando. Hacia 1967 el presidente había ejecutado a unos 2.000 rivales políticos y obligado a otros miles a exiliarse. En enero de 1971, la asamblea legislativa reformó la Constitución para permitir a Duvalier nombrar sucesor a su hijo, Jean-Claude Duvalier. A los 19 años Duvalier pasó a ser presidente después de la muerte de su padre, el 21 de abril de 1971; esta posición se vio reafirmada por una revisión de la Constitución en 1985 que le permitía mantenerse en el cargo de forma vitalicia. En la década de 1970 Jean-Claude Duvalier consolidó su poder. A finales de la década de 1970 y principios de la de 1980 tuvo lugar un amplio éxodo hacia las Bahamas y Florida que llamó la atención internacional sobre el régimen de Duvalier. Como consecuencia de una creciente oposición, Duvalier huyó de Haití a principios de 1986. Un nuevo período de inestabilidad se inició entonces, y tuvo apenas un receso con la elección de Jean-Bertrand Aristide quien tomó posesión de su cargo febrero de 1991. Aristide fue expulsado por un golpe militar el siguiente mes de septiembre y se exilió en Estados Unidos. La OEA impuso sanciones al nuevo régimen militar, pero las negociaciones para la vuelta de Aristide continuaban. En junio de 1993 las Naciones Unidas impusieron sanciones al país. En mayo de 1994 las sanciones de la ONU contra los dirigentes militares de Haití se ampliaron con el fin de forzarles a renunciar y permitir el regreso de Aristide al poder. Su vuelta se produjo en octubre de 1994, tras la ocupación militar de Haití por parte de Estados Unidos. El repuesto presidente se enfrentó a graves problemas, como la crisis en el sistema sanitario, el elevado analfabetismo, una economía en recesión, con una alta tasa de desempleo, una gran y corrupta burocracia y el funcionamiento de auténticas mafias dentro del Ejército. Tras las elecciones de diciembre de 1995 Aristide fue sustituido en la presidencia por René Préval. Sin embargo, una serie de incidentes no permitió la estabilidad y complicó el gobierno de Préval. A pesar de esto gobernó hasta que en noviembre de 2000 tuvieron lugar de nuevo elecciones presidenciales, que determinaron el regreso de Aristide a la jefatura del Estado a partir del 7 de febrero de 2001.

La situación no mejoró en este segundo mandato de Aristide. Muy al contrario. La presión interna e internacional hicieron que abandonara el país en el año 2004 (antes de concluir su mandato) y entraran fuerzas internacionales bajo el mandato de la ONU. Actualmente está instaurado en el país un gobierno de transición encargado de organizar nuevas elecciones.